Política 4-d (y mas allá)- Parte 1

10 Ene

evilscene5

Muchos políticos operan desde lo simbólico y arquetípico, o son y han sido reconocidos miembros de cofradías esotéricas. ¿Qué es y cómo opera la Cuarta Dimensión en la política?

por Kokote Karancho

Mi relación con la información de actualidad política es intermitente. A períodos de total interés le suelen seguir períodos más o menos prolongados sin leer diarios, escuchar radio, consumir noticias o seguir de algún modo u otro esos sucesos que por algunos días, semanas o meses, concentran la atención de los debates mediáticos y la opinión pública. Por supuesto, que con el tiempo aprendí a generarme más de una explicación para tal comportamiento. De todas las explicaciones que doy hay quizás una que suele generar más dudas y suspicacias entre amigos y conocidos. La razón en cuestión es la siguiente: Damas y caballeros, soy brujo. No, no es que me dedique a prender velas blancas, inciensos o a invocar ángeles o demonios, si no que parte de mi brujería -si es que me permiten llamarla así (si no también)- consiste en aceptar día a día la responsabilidad de ver mas allá de los condicionamientos de mi propia cultura y educación, trascender y desmontar los “hechizos” de esta realidad consensual, ir desplegando poco a poco (aunque a veces esto ocurra muy rápidamente) las capas de esta cebolla multidimensional, que a falta de mejor nombre llamamos “realidad”. En dichos períodos lo primero que se apaga, claro está, es la tele.

Bill Hicks, el gran cómico estadounidense, solía decir que ver tele es como ponerle aerosol negro al tercer ojo. Lo mismo podría decirse de cualquier actividad puramente mecánica y pasiva, sobre todo cuando se trata de actividades especialmente diseñadas para distraer al rebaño humano tan condicionado en el habito de no cuestionarse nada, o lo que es peor, en cuestionarse “solo un poco”, o sea hasta donde dichos cuestionamientos no planteen una seria amenaza al sistema. Muchas veces, luego de mis escapadas chamánicas a otras realidades, siento cómo el gran circo del debate político, es solo eso, un circo útil para que gente dormida proyecte sobre otros (los famosos “ellos”) las eventuales culpas de una realidad en bancarrota. Dicho esto y aceptando que lo que planteo no es de modo alguno la única manera de verlo, proseguiré a exponer algunas ideas sobre como consumir información política desde una óptica dimensional distinta. Quienes no entiendan esta última frase, no importa. El particular enfoque de este escrito quedará mas claro al final del mismo.

black spray

Metafísica for dummies

Para los no iniciados en cuestiones metafísicas, psicología junguiana, chamanismo o para los que nunca experimentaron con substancias psicodélicas o estados casi plenos de meditación, acá van algunos conceptos que los ayudaran a ver adonde voy con todo esto.

Si en algún momento, la información aquí presentada parece extraña o poco fiable, no se preocupe ya que se trata solo de un modelo, un mapa de la realidad, que puede ser desechado o remplazado según el caso. De todos modos, sugiero al lector escéptico, suspender momentáneamente sus prejuicios y seguirme de lleno adonde lo intento llevar, ya que estas categorías (un poco arbitrarias, como todas) le serán útiles para entender este texto y para -ya que estamos- agregarle un poco de pimienta, vértigo y diversión a su vida.

Ahora sí, un poco de metafísica para principiantes:

Pregunta- ¿Hay algo mas allá de lo que nuestros sentidos perciben como real?-

Respuesta: Mi idea es que si. La realidad percibida con los sentidos de la vista, tacto, oído y olfato representa solo un plano determinado, un enfoque perceptivo entre otros muchos posibles. A dicho plano se le suele llamar tercera dimensión o 3-d.

(Quien pregunta y quien responde es este humilde escritor. El mismo ha decidido utilizar el recurso un poco esquizoide de “particionar” su mente entre la parte “que no sabe” y pregunta y “la parte que sabe algo” y da las respuestas. Por supuesto, este escritor es plenamente conciente de que no ha inventado nada, de Sócrates en adelante-y hacia atrás también -supone él- muchos han desarrollado el experimento de establecer contacto con el propio daemon. Para más información sobre como tener éxito en esta delicada operación sigan leyendo El Heraldo Psicotónico. Mientras tanto, que esta leve digresión no nos distraiga del tema en cuestión. Dejemos que las preguntas y respuestas fluyan).

Entonces ¿En qué consiste la realidad de 3-d?

La 3-d (o tercera densidad) sería el plano material o “denso” en donde lo real lo constituyen únicamente los objetos sólidos tridimensionales, una casa, una puerta, una perro o un primate bípedo como ustedes y yo, con sus funciones biológicas y todo eso que lo hace único pero tan parecido a otros “muñequitos” humanos en 3-d. Explicar la 3-d no constituye en realidad ninguna dificultad, ya que de hecho, como primates condicionados a percibir hasta donde nuestras creencias lo permiten, es ahí justamente donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo. Es más, para la mayoría de la gente, la 3-d es lo único que existe y cualquier otro tipo de referencia a una realidad más amplia, no es otra cosa que pura especulación metafísica o delirio pseudo-místico. Por otro lado muchas de las personas que ya actualizaron su sistema operativo psíquico a realidades mas amplias comprenden el condicionamiento de percibir la realidad mediante una óptica tan limitada. Por eso la 3-d es vista desde densidades superiores, como “los zapatos ortopédicos del multiverso”. Traten de correr rápido con zapatos ortopédicos y verán lo que pasa. La sensación de no entender lo que está ocurriendo, de que todo va muy rápido y uno se está quedando atrás, la creencia en una vida de esfuerzo y dolor son típicas de la humanidad atrapada en la 3-d.

A los fines de nuestro presente estudio, basta decir, que consumir información política desde una óptica 3-d equivale a estar atrapado en la creencia que ahí afuera hay otras personas (“políticos” o “muñequitos de 3-d” según nuestra definición anterior) que nos complican la vida y que las únicas alternativas que tenemos en la lucha por nuestra libertad son la resignación o la respuesta en base a acciones bien concretas en el plano físico. Tanto los marxistas materialistas y los neoliberales pro-mercado, la mayoría de la izquierda tradicional y la derecha conservadora tiene está visión de la política.

Al ingresar a la percepción de la 4-d, la cuestión se complica, ya que en la cuarta densidad no sólo son reales los objetos físicos tridimensionales, si no que también lo son los pensamientos, emociones y energías sutiles, las llamadas entidades del plano astral, los arquetipos del inconsciente colectivo y demás energías de la variopinta fauna de la 4-d. Esto puede parecer medio chocante al principio pero a no desesperarse, el juego 4-d es por demás fascinante. Una manera de comenzar a relacionarse con las realidades de la cuarta dimensión es aprender a leer símbolos, estudiar mitología o cualquier sistema que ayude a desarrollar la mente intuitiva: I-Ching, Kabbalah, Tarot, etc., etc. De alguna manera es presumible especular que la 4-d se comienza a percibir una vez que activamos el hemisferio derecho del cerebro, cuyas funciones- en occidente al menos- han sido relegadas debido a una educación que tiende a valorar mas las funciones del hemisferio izquierdo (lógica, linealidad, análisis). Con el despertar del hemisferio derecho se despierta también algo que muchos junguianos llaman “consciencia simbólica”, un espacio extraño donde las sincronicidades, los estados de “realidades no ordinarias” y las revelaciones que parecen desafiar cualquier tipo de conceptualización o análisis son en cierto modo favorecidas. Como dije antes, existen muchos métodos y herramientas para asomarse a la cuarta dimensión y tener una idea de lo que se trata, (aunque la primera sensación que uno puede llegar a tener es la de justamente no tener ni la menor idea de que está pasando). Ejercicios de ayuno y meditación, Magia Cabalista, ingesta de plantas alucinógenas son algunos de los métodos mas clásicos que la humanidad ha venido usando para cruzar la frontera dimensional de 3-d a 4-d.

En lo concerniente a nuestro tema en cuestión, el político 4-d hace gran parte de su trabajo en el plano simbólico. El mismo puede estar convencido de la existencia de seres invisibles, espíritus o entidades con los que se puede negociar para obtener poder en el plano denso de la 3-d. Aunque a mucha gente pueda perecerle raro, no es tan inusual la afiliación de políticos de alta influencia a logias y grupos esotéricos secretos. Las versiones varían sobre que es lo que realmente ocurre en el seno de grupos como la Masonería o el Bohemian Groove, lo cierto es que por más secretismo que ronde alrededor de estos grupos hay algo que todos podemos constatar y es la simbología que dichas ordenes suelen usar para identificarse. En el contexto que venimos hablando, entonces no es nada sorprenderte constatar que muchos de estos símbolos sean recreaciones de símbolos esotéricos del antiguo Egipto o de origen Celta (druídico) o de distintas tradiciones ocultistas. Según estudiosos del tema como William Cooper, Alex Jones o los locales Walter Graziano y Pablo Allegretti, los prominentes miembros de la élite reciben iniciaciones secretas en sus años de formación. Así la fraternidad Skull and Bones creada en la Universidad de Yale a mediados del siglo XIX, seria tan importante en el contexto de la política 4-d de Washington que casi todos los directores de la C.I.A fueron miembros desde jovenes. Esto incluiría a George Bush padre, en cuanto al hijo, hasta él mismo lo admitió en su autobiografía: “[…] luego de eso fui admitido en Skull and Bones una sociedad tan secreta que no puedo decir más al respecto”. Muchos conspiranoicos deducen, un poco linealmente a mi juicio, que esto implica necesariamente que todos los grandes lideres o figuras influyentes de la política mundial se la pasan haciendo extraños rituales para invocar fuerzas oscuras. Mi intuición es que las cosas deben ser muchísimo más complejas. Así como ocurría durante la Alemania del III Reich, donde no todo el alto mando era creyente del misticismo ario y el esoterismo nazi, es sumamente probable que, en la en las élites del poder global actual, políticos con verdaderas actividades ocultistas convivan con sociopatas 3-d. También imagino que en todo este panorama debe haber más de un  insider que aun no sabe que pensar, ni entiende de que va toda esta locura. Lo importante de la política 4-d es ver hasta que punto el mundo moderno, es en gran parte el resultado de distintas operaciones de condicionamiento y constante programación  por los más diversos medios. En un punto, muchos estamos comenzando a entender (aunque sea intuitivamente) la relación entre los rituales ocultistas “negros”, las operaciones de bandera falsa para inducir trauma masivo (autoatentados, asesinatos políticos), el uso de tecnología secreta (ultrasonido, biotecnologia, HAARP) y la diseminación conciente de la “desinformación” a través de los medios masivos de comunicación, con la conformación de una pseudo-realidad condicionante a la que muchos se refieren como Matrix. Antiguamente los gnosticos la llamaron “Prisión Negra”. Los nombres cambian pero el concepto sigue siendo el mismo. La lucha o dominación más profunda es efectuada al nivel mas inconsciente, “el plano astral” de los teosóficos y demás esoteristas. Ahí es donde el político 4-d dirige sus “hechizos” con dardos de creencias limitantes, vibraciones de miedo y condicionamiento.

The-Spirit-Realm

Espiritus, Et’s, Bichitos astrales y mas allá (o leve digresión: El menú no es la comida).

 Un tema asociado a todo esto que venimos comentando (mi “yo” el que pregunta y mi “yo” tan sabio que responde) y que siempre, tarde o temprano se plantea en este tipo de conversaciones, es el de la existencia (o no existencia) de inteligencias “oscuras” (espíritus, demonios, arcontes, etc.). La pregunta es casi obvia, porque si realmente muchos de los prominentes miembros de la élite global realizan oscuros rituales de invocación es porque lógicamente “algo” deben o creen estar invocando.

En el campo de la conspiranoia, obviamente tenemos las más diversas opiniones, desde Alex Jones, periodista 3-d divulgador de actividades ocultas de la politica 4-d, cuya visión se podría resumir a un constante “Miren en qué cosas chifladas creen estas mentes perversas” a un David Icke que asegura que las energías canalizadas en este tipo rituales y blacks ops son la de seres reptiles de la cuarta dimensión. Por supuesto no falta quien afirme que en realidad estamos antes una alianza clandestina con seres de otra galaxia o quien plantee que estos seres más que extraterrestres son “intraterrestres” ya que, en verdad- ¡Y ese es el gran secreto!- estos seres no están muy lejos de nosotros si no que viven en el mismísimo interior del planeta (según esta teoría- sostenida por gran parte de los esoteristas del III Reich- la tierra sería hueca). Mi humilde opinión es que el ejercicio mas educativo que uno pueda hacer al contemplar este tipo de cuestiones es no limitarse a una sola lectura si no usar diversos “mapas” para comprender, desde diversos puntos de vista un fenómeno tan extraño y complejo como es el de la relación entre la política global y el ocultismo.

aliens9

Entonces ¿Realmente existen estas entidades o estamos gobernados por un puñado de sociopatas con delirios alucinatorios?

Respuesta: No creo que sea algo a lo que pueda contestarse por sí o por no. Creo que la mejor manera de explicarlo, aunque requiera un poco de esfuerzo para entenderlo de una vez, es que a partir de la 4-d estamos en territorio cuántico. ¿Recuerdan la polémica sobre partículas vs. ondas de la física cuántica? Considero que esto no es muy distinto a lo que está sucediendo acá, ya que en estos territorios que intentamos describir, las expectativas y creencias que uno tenga determinaran en gran medida la forma en la cual dichos fenómenos tenderán a presentarse. O explicado de otro modo: Distintos mapas dan lugar a distintas interpretaciones, distintas interpretaciones a poder detectar ciertos patrones o fenómenos. En un punto sirve adoptar la óptica del chamanismo clásico, la creencia en entidades inmateriales que habitan en un plano invisible. En otro punto no está mal recordar que efectivamente muchos de los líderes actuales son lo que uno llamaría, muy rápidamente y pronto “chiflados de mierda”. De todos modos, creo que si algo tienen en común estos dos enfoques es el de ser sumamente reduccionistas en sus respectivas interpretaciones, el primero por estar quizás demasiado contaminado de “astralidad”, es decir explicaciones muy arquetípicas y fantasiosas (casi “cuentitos” diría uno) sobre cuestiones que se intuyen como infinitamente mas complejas, la segunda por ser, muy probablemente, un enfoque demasiado cerrado y materialista (filosóficamente hablando, claro). Personalmente me gustan las teorías que al querer explicar este tipo de misterios, no se limitan a las explicaciones del esoterismo clásico, si no que combinan dichas ideas con modelos mas actuales como la psicología jungiana, la teoría del caos, la física quántica, la de los Campos Morfogeneticos de Rupert Sheldrake o el Modelo de los 8 circuitos de Leary/R.A.W. A la vez este tipo de enfoque presupone muchas veces la indagación en la ideas que sostienen estos diversos sistemas, (que es lo que dejan afuera y que resaltan) y la comprensión casi implícita de que el mapa no es el territorio. Después de todo, y muy a pesar de lo que a coro puedan decir los filo-hinduistas, los new agers y demás militantes anti-mente, algo muy positivo de esta era posmoderna es lo lejos que hemos llevado el plano mental. El grado de especificidad de ciertas abstracciones es algo que no debe ser desechado a la ligera ya que como bien marcara la ocultista Alice Bailey en muchos de sus libros, el desarrollo del plano mental nos hace menos susceptibles a los “espejismos” del astral. Fíjense, por ejemplo mi caso. A lo largo de esta primera parte he desarrollado algunas ideas interpelando a una parte presumiblemente mía que asegura tener todas las respuestas que mi yo mas cercano cree desconocer. Y por más real que se presente tal diálogo en esta alocada mente ¿Debo entonces convencerme que estoy en contacto con una entidad que me da conocimiento? ¿Pensar que estoy relacionándome con mi parte inconsciente (o supra consciente)? ¿Asumir el hecho de estar volviéndome totalmente esquizofrénico o decidir que esto es simplemente un recurso que manejo relativamente bien por haber leído unos cuantos libros de PNL? Por otro lado, ¿Considerará el lector que lo que acaba de leer es una digresión ombliguista absolutamente innecesaria o por el contrario podrá tomarla como una extrapolación que de modo un tanto oblicuo pretende sugerir algo bastante fundamental en esta cuestión un tanto resbaladiza del plano astral y la magia de la 4-d? Pues este es – al menos a mi juicio- uno de los aspectos mas importantes tanto de la magia moderna como de las llamadas teorías de conspiración. ¿Cual es la el lente a través del cual estamos haciendo nuestras observaciones? Como dije antes, distintas interpretaciones dan lugar a distintos resultados. Considero que un vicio muy típico de la conspiranoia actual es como se dan muchas cosas por sentado procediendo de un modo quizás demasiado lineal. Pero volviendo al tema de las entidades de la 4-d, ¿No dijo Aleister Crowley, el gran mago del siglo XX, la Gran Bestia 666, conjurador de tantos demonios y catalizador de deidades egipcias y babilónicas, amigo y confidente de extraterrestres LAM y habitantes de Sirio; eso de que los estudiantes de lo oculto debían cuidarse a cada momento de “atribuirle realidad objetiva o validez filosofica” a “cosas que pueden o no existir”? Y si él lo dice ¿Quien soy yo para desmentirlo? Entonces: ¿Ondas o partículas? “¿Arcontes, demonios o espejismos del astral?”

(Continuará)

0.xavi-pm

Anuncios

Una respuesta to “Política 4-d (y mas allá)- Parte 1”

  1. ranandiro 4 febrero, 2015 a 13:24 #

    Saludos, Buscadores.

    En nuestro caso, hemos llegado a conclusiones similares; luego de estudiar War in Heaven, creemos que existen una analogía entre los partidos políticos/sectas/religiones y las egrégoras teócratas de consciencia superior: http://pluralidaddelosmundos.blogspot.com/2010/12/potestades-teocratas-gobiernos-asistencialistas.html

    Si se analiza desde la perspectiva de las Transcripciones Cassiopaea, los seres cuarta densidad negativa (4D STS/SAS) manipulan a aquellos seres humanos que resuenan con la orientación del alma, es decir, ejercer el poder sobre otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: