Aaron Swartz ¿un suicidio?

14 Ene

swartz-635x357

Con 26 años y una brillante carrera en el mundo de Internet desde los 14, el programador y cyberactivista Aaron Swartz fue encontrado muerto el pasado 11 de Enero

por Martín Iván Yañez

Es muy pronto tal vez para analizar en toda su profundidad un caso como el de la prematura y trágica muerte de Aaron Swartz. Tampoco es nuestra intención como medio realizar peregrinas afirmaciones que falten el respecto al sentimiento de congoja que muchos hoy abrigan en la comunidad cibernética y en general, a raíz de esta inesperada pérdida. Lo cierto es que, como buscadores de la verdad hemos siempre de preguntarnos más allá de la percepción pautada de las cosas, de las versiones oficiales, tal y como lo indica la premisa de este sitio.

Me enteré del fallecimiento de Swartz como casi todo el mundo, leyendo las noticias. Lamenté mucho el hecho aunque desconociera en gran parte hasta ese momento, su contribución a la evolución de la web.

Al día siguiente un amigo me acercó un artículo al parecer muy conocido, de un joven que se molestaba en refutar las aseveraciones del mismísimo Jim Wales, creador de Wikipedia, quien pretendía desmitificar la visión popular de que la mayor enciclopedia online es escrita en tandem por todos sus usuarios. Mientras Jim Wales aseguraba que el 73% del contenido de Wikipedia es aportado por sólo un 2% de los usuarios, el jóven autor de ese artículo- “Who writes Wikipedia?”– logró descargarse la enciclopedia completa en un cluster y por medio de un software de su autoría contó la cantidad de letras por autor. El resultado era una señal de aliento para los escépticos como él que dudaban de las declaraciones arrojadas por Wales en todas sus conferencias. La diferencia radicaba no sólo en el método, si no sobre todo en el prejuicio que el método supone: Wales contaba las ediciones por usuario lo cual lo llevaba a la extraña conclusión de que unos 1000 a 2000 usuarios full time y registrados son los mayores contribuyentes de Wikipedia. Esta conservadora perspectiva de Internet es de por sí bastante disonante cognitivamente ya que es imposible para un grupo relativamente tan pequeño escribir tanto con un mínimo grado de solidez investigativa. Al contar los caracteres, es decir el contenido en sí, este joven logró percatarse, analizando una cantidad indefinida de artículos al azar, que casi el 100% de cada artículo había sido provisto por usuarios no registrados en pocas ediciones per cápita. Es decir, la mayor cantidad de ediciones son realizadas por pocos usuarios full time que mayormente reformatean y editan el contenido aportado desde afuera por una masa mucho mayor de usuarios ocasionales. ¿Quién era este joven que además se candidateaba para el Consejo Directivo de WikiMedia?

Bueno, parecía ser un tal Aaron Swartz. Clickeé en el link con su nombre y resultó ser la foto del mismísimo muchacho que habían encontrado muerto en su apartamento de Brooklyn el día anterior. No tardé en saber a partir de allí, que ya a la edad 14 Swartz había colaborado en la creación del sistema RSS, que a los 15 su contribución al lanzamiento de la licencia Creative Commons fue crucial, que fue fundador de la red social Reedit, que además fue activista por la libertad de Internet y que con su organización Demand Progress contribuyó en gran parte a convocar y concentrar la oposición a las leyes SOPA y PIPA. Por aquellos tiempos Swartz dio un discurso memorable, “How we stopped SOPA”, donde marcaba la importancia del accionar colectivo en el fracaso de las leyes. En ese discurso Aaron decía: “Fue la gente la que detuvo la ley. La gente dejó a la ley bien muerta. Tan muerta que cuando los miembros del Congreso propongan algo que apenas toque el Internet, tendrán que dar de antemano un largo discurso de porqué no es como SOPA”.

Fue también por entonces que su persona entró en abierta colisión con el sistema, que a fuerza de inepcia pretende encorsetar el naturalmente libertario dominio de la web. En 2009 Swartz entró bajo el radar del FBI al descargar y liberar para circulación pública documentos pertenecientes a PACER, una base de datos de información judicial propiedad del estado. Dos años más tarde Swartz bajó del sitio JSTOR la enorme cantidad de 4 millones de artículos de divulgación académica por medio de la intranet del Massachussets Institute of Technologies, por lo cual fue acusado de fraude cibernético y obtención ilegal de información. Este caso lo tenia sujeto a un proceso judicial que estaba mermando sus arcas y sus buenos ánimos, por enfrentarlo a la posible sentencia de hasta 50 años de prisión. Si bien los medios se apresuraron a diagnosticar aceleradamente su reciente depresión, el único dato que se repite como indicio de su virtual condición médica es un post de su blog de… ¡2007! ¿Quien a los 21 años no se siente un poco deprimido, por estar lejos de su casa, por tener un amorío frustrado, fracasar en los estudios, o por simplemente escuchar más new wave de la cuenta? ¿Es normal esperar más de 5 años para suicidarse? ¿No tienen otra pista para publicar o es que no la hay? También publicaba sobre filosofía védica y nadie salió a decir por eso que practicaba Yoga…

Imagen-4

Algunos amigos programadores y su propia familia culparon al MIT y al sistema judicial por el asedio constante que podría haberlo abismado a este resultado, eso sin contar con posibilidades no analizadas todavía por lo cercano del deceso. Al comentar el hecho con una colega investigadora ella me agitó: “Se suicidó, sí, seguro. Como suicidan gente últimamente”.  Es muy pronto aun para asirnos de presentimientos como ese, aunque no podemos negar lo “conveniente” de una pérdida semejante.

La carrera de Swartz fue meteórica, vertiginosa, como la de muchos en su generación visionaria y ansiosa de cambios, que además no temen en enfrentar a la autoridad si es necesario. Personalmente creo que no podían retenerlo mucho tiempo por medios legales, que su causa no sólo no prosperaría demasiado si no que se hubiera convertido en la primera grieta que señalaría la obsolescencia irreversible de los antiguos aparatos frente al nuevo paradigma; una puerta abierta para un mayhem hacktivista rumbo a la liberación definitiva de la información, con todo lo que ello conlleva. Además su personalidad no daba con el tipo delincuencial fácil de demonizar mediáticamente, si no más bien con el del potencial mártir político del establishment. Incluso de ser posible, el remedio de 35 años de cárcel habría sido peor que la enfermedad misma.

Swartz no era un activista cualquiera, era principalmente uno que había entendido cómo Internet excede cualquier instancia centralizada de emisión de contenidos y control de información, y como el antiguo régimen intenta canalizar eso por medio de “gate keepers” como Google o Facebook, que tarde o temprano mostrarán su verdadero rostro. Probablemente Swartz hubiera sido en los próximos años, como lo fue hasta su fin, un referente importantísimo por el triunfo definitivo de un nuevo tipo de sociedad. Por eso fue un dolor de cojones significativo para el status quo y sus acólitos deseosos, entre otras cosas, de derrumbar el mundo de Internet y el ideal de libertad y equidad mundial que tan concretamente representa. Quizás, desde esa perspectiva, era mejor quitarse el problema de encima mientras no era incontrolable y al mismo tiempo enviar un claro mensaje a los que como él, pretenden evolucionar y que algo cambie.

Sin embargo las transformaciones por las que Swartz trabajaba ocurrirán de todas formas, pues trascienden la consciencia individual. Somos muchos más que 1000 tipos los que escribimos el futuro.

Fuentes:

Aaron Swartz; Wikipedia.org

Swartz, Aaron; ¿Quien escribe Wikipedia?, 04/09/2006, Wikipedia.org

¿Quien se beneficia con la muerte de Aaron Swartz? una hipótesis de su posible asesinato; 14/01/2013, Pijamasurf.com

Se suicidó Aaron Swartz, cofundador de Reedit; 13/01/2013, InfoBAE.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: